¿Cómo funciona?

Tu pones tu sitio, tu paddock, cuadra, establo y yo pongo el mío , tu puedes acceder al que te interese y yo también, aquí ya no tienes limites, ya te puedes mover donde te apetezca o te interese.

¿A qué nos comprometemos? A compartir nuestro espacio por un tiempo determinado que nosotros decidimos, a nada más. Si las personas que vienen a este espacio nos piden este sitio nosotros decidimos libremente si sí o si no y por cuánto tiempo.

Las personas tienen la responsabilidad de ocuparse del animal del que es propietario, manutención, limpieza y de la cuadra compartida.

Si tienes un espacio para compartir, aunque no tengas caballo y te gustaría tener contacto con los caballos, aprender a manejar, a cuidar, a montar... las personas que vayan a tu espacio te enseñarán por el tiempo que ambos decidan. El propietario del caballo se hará cargo del mismo y del sitio compartido